Adicciones

El tratamiento de una adicción requiere atención de psicoanalistas, junto con otras medidas psiquiátricas para obtener resultados positivos, en los pacientes con diferentes conflictos.

La dependencia emocional o física hacia una determinada sustancia como el alcohol, tabaco o droga, y actividades como sexo o juego, son capaces de controlar la vida de las personas convirtiéndose en adicciones. El diagnóstico temprano prevé situaciones extremas como la dependencia. La distinción entre hábitos y adicciones son difíciles de realizar y será el profesional quien determine. Entre las más frecuentes que observan los psicólogos, se destacan:

Solicita ayuda a un Psicólogo en Toledo especializado en Adicciones 

Adicción al alcohol
Un diagnostico difícil de esta adicción por la negación del problema por parte del paciente, que no alcanza a distinguir entre consumo perjudicial y social. Se presentan síntomas sociales, físicos y psicológicos:

  • Trastornos del sueño.
  • Temblores que desaparecen cuando se consume alcohol.
  • Daño hepático al disminuir la tolerancia física.
  • Nauseas que desaparecen con el consumo.
  • Baja ingesta alimenticia.
  • Culpabilidad e inquietud constantes.
  • Consumo a escondidas.
  • Sistemas de control personal por horas o días.
  • Consumo social penando que todos beben igual.

Adicción a la droga

  • Negación del problema: la persona adicta no acepta la situación de gravedad ni el conflicto. La consecuencia de esta negación es el enfado, que puede llevar al descontrol.
  • Obsesión: la adicción provoca un estado de gran necesidad de consumo como en el caso del alcohol o la droga, imponiéndose ante otras actividades de la vida diaria.
  • Control: se pierde totalmente el control sobre lo que se consume. Las personas adictas pueden evitar por un tiempo de consumir con grandes esfuerzos, pero necesitan ayuda terapéutica para que sea definitivo.
  • Consecuencias: el continuo consumo conlleva situaciones  negativas con consecuencias psicopatológicas, familiares y económicas.

Adicción al Juego
Las personas con esta adicción presentan patrones compulsivos, cuando buscan una forma inmediata de gratificación. Las consecuencias se manifiestan de forma negativa a largo plazo, como: problemas psicológicos o de conducta, familiares, económicos, etc. El juego considerado patológico se manifiesta como síndrome de dependencia, con determinada sintomatología y se observan algunas condiciones, como:

  • Impulso por jugar grandes cantidades de dinero.
  • Preocupación y fracaso en el juego.
  • Estrategia para no enfrentar los problemas.
  • Irritabilidad al interrumpir el juego.
  • Engaños familiares para continuar jugando.
  • Repetición para recuperar dinero.
  • Abusos de confianza, fraude, falsificación, etc.
  • Perdida de relaciones personales como trabajo.
  • Situación económica desesperada.

Otras adicciones como la más reciente a Internet solucionan los psicólogos, además de pedofilia y exhibicionismo.