INTEGRACIÓN CEREBRAL

Las TIC (Técnicas de Integración Cerebral), se dirigen a la curación de disfunciones emocionales, y se basa en las relaciones entre los dos hemisferios cerebrales. Las emociones negativas producen un desequilibrio en la simetría de de ambos hemisferios cerebrales. Las TIC corrigen de forma automática y casi inmediata esta asimetría, liberando a la vez al paciente de las emociones negativas.

Estas técnicas son especialmente beneficiosas en casos de trastornos de ansiedad, depresión, fobias, fobia social, miedos, stress post-traumático, traumas sicológicos, duelos, separaciones traumáticas o no, etc. Las técnicas incluidas en esta disciplina son la “técnica de los anteojos hemisféricos” y la “técnica de un ojo por vez”.

lentes

La técnica de los anteojos hemisféricos consiste en unas gafas especialmente diseñadas que permiten activar alternativamente cada uno de los hemisferios cerebrales, de modo que el paciente puede “ver” dos puntos de vista propios y distintos respecto a un mismo problema. Siempre creemos que tenemos un sólo cerebro, y obviamente es así, pero en realidad funciona como dos – uno izquierdo y uno derecho. Existen funciones comunes a ambos hemisferios, pero también existen diferencias considerables en la percepción que cada uno de los hemisferios nos proporciona sobre el mismo asunto. Normalmente utilizamos ambos hemisferios, intentando obtener el mejor beneficio posible de cada uno de ellos. Pero en algunas ocasiones nos quedamos “atascados” en sólo uno de los hemisferios (casi siempre por estrés), y no podemos acceder al lado más útil ni a todos nuestros recursos disponibles para lidiar con el problema.

La técnica de un ojo por vez consiste en observar el problema a resolver con un solo ojo cada vez, e irlos alternando. Así se activa también un sólo hemisferio cerebral cada vez, separadamente.